18 Consejos para la prueba de menú

Ahora que se acerca la época fuerte de bodas, seguro que muchas ya estáis a punto de hacer vuestra prueba de menú y hoy os traigo algunos consejos para que le saquéis el máximo provecho y acertéis a la hora de elegir el menú.

Yo no trabajo en un catering, ni organizo bodas, así que os hablo desde mi experiencia como “bride to be”.

El mes pasado tuvimos nuestra prueba de menú, ¡y la de mis cuñados! que se casan unos meses antes que nosotros, y que desde aquí aprovecho para mandarles un beso fuerte y agradecerles que quisieran contar con nuestra opinión en ese momento tan decisivo e importante.

Para las pruebas hice un documento en el que anotar los platos y puntuarlos, la verdad que nos sirvió de mucha ayuda, sobre todo para saber la opinión real de nuestros familiares respecto al menú y así decantarnos por alguna cosa en la que dudábamos. Os lo dejo aquí para que podáis llevarlo impreso a vuestra prueba, os recomiendo uno por persona.

Ahora os dejo mis consejos:

1. Ir acompañados por personas de confianza

La prueba de menú es uno de los momentos más esperados en la organización de la boda. Es un momento especial, que se vive con mucha ilusión y lo normal es que nos acompañen nuestros familiares o amigos más cercanos.

Normalmente las pruebas suelen ser para 6 personas, pero podéis hablar con vuestro catering y llegar a un acuerdo si queréis acudir con alguién más.

Os recomiendo que elijáis a personas de total confianza y que os vayan a dar una opinión sincera.

2. No es lo mismo una comida que una cena

Esto es una de las cosas que más van a condicionar nuestro menú. Tanto las cantidades como los platos, serán distintos en función de la hora del día. Estaremos de acuerdo que un buen arroz en una boda de día es un acierto seguro, pero para una cena no se corresponde.

Por eso vuestro catering, os ofrecerá un menú de mediodía y otro de noche según el tipo de boda que vayáis a celebrar.

3. Hay que tener en cuenta la época del año.

Al igual que en el punto anterior, esto también condicionará mucho nuestro menú.

En verano apetecen comidas más refrescantes y ligeras, en invierno ocurre lo contrario.

No pegaría demasiado un salmorejo en Diciembre, ¿no?

4. Hacer la prueba con suficiente tiempo de antelación.

Con 6 meses ni más ni menos la hicimos nosotros. Pero esto dependerá mucho de la forma de trabajar de vuestro catering.

Mi consejo es que no lo demoréis mucho. No sabéis que peso os quitareis de encima una vez decidido el menú, ya que es uno de los gruesos de los preparativos de la boda.

5. Anotar todo

Repito, TODO. Impresiones, sugerencias, sabores, aromas, presentaciones… Tenéis que tener en cuenta que solo en el momento sabréis describirlo exactamente y pasadas unas horas solo recordareis si os gustó o no, pero no cuanto ni por qué.

Si podéis haced fotos también.

6. No descartar sin probar

Cuando leemos la descripción del plato puede no gustarnos a priori por los ingredientes pero puede sorprendernos gratamente.

Nosotros tachamos de la lista un plato que al leerlo no nos convenció, aún así el catering nos lo propuso como opción muy recomendable y ¡nos encantó!

7. Valorar la calidad de las materias primas, elaboración, presentación, atención del servicio…

Hay que valorarlo todo en conjunto, de poco nos sirve elegir un plato exquisito si  la presentación no es agradable o si los camareros lo sirven de mala gana.

8. Probar varias guarniciones, varias salsas.

La guarnición en los platos principales también es importante tanto en sabor como en presentación, puede aportar color o una apariencia mucho más conseguida según con que se acompañe.

Las salsas también pueden ser decisivas y cambiar por completo el plato.

9. Tener en cuenta todas las opiniones y pensar en los invitados

Esto es fundamental, no podemos pensar solo en nuestros gustos, hay que pensar un menú que vaya a gustar a la mayoría de nuestros invitados y aunque nunca llueve a gusto de todos, acertar con la mayoría.

10. No repetir muchos ingredientes

Que haya variedad, así gustará a más invitados y no será tan repetitivo.

También aumenta las opciones de acertar.

11. Dejarse aconsejar por el catering

Ellos son los que realmente saben que suele gustar a la gente y que no. Dan muchos servicios y se basan en su experiencia. Hay aperitivos que vuelan y otros que vuelven las bandejas llenas.

Dejaros asesorar por ellos. También os guiarán en las cantidades, los tiempos, las presentaciones, etc…

12. Probar los vinos

No solo la comida es importante, necesitamos el maridaje perfecto. Por eso es importante probar los vinos y elegir los que más se adecuen al menú.

Si los vinos no os convencen podéis negociar con el catering un suplemento por persona para que os lo mejoren.

13. Apostar por materias primas de la zona

Un acierto seguro, ya que serán de calidad y el catering estará acostumbrado a tratar con el producto.

Además si hay invitados de fuera, agradecerán algún plato típico de la zona.

14. Sugerir cambios

Normalmente os propondrán distintos menús como referencia pero casi siempre se puede adaptar a vuestros gustos y exigencias. Poner, quitar, sustituir… Eso sí, habrá cosas que tengan suplemento pero lo lógico sería confeccionar un menú en base a lo que vosotros queráis.

Todo lo que no os convenza deberíais hablarlo con el catering para cambiarlo y adaptarlo a vuestras propuestas.

15. Menú para invitados con necesidades especiales

Celíacos, alérgicos, vegetarianos… Pedid a vuestros invitados que os hagan saber si tienen algún tipo de necesidad  de este tipo y elegid un menú adaptado para ellos.

16. Menú para los profesionales

Es importante que nos acordemos de los profesionales que trabajarán en nuestra boda como fotógrafos, vidéografos, dj… Los que estén presentes durante la comida/cena también tendrán hambre después de toda la mañana/tarde trabajando con nosotros.

Acordad un menú para ellos con el catering.

17. No ir con el estomago demasiado lleno

Vais a comer mucho. MUCHO, MUCHO. Y de eso se trata, de probarlo todo y que nos quede bien claro lo que queremos poner en nuestra boda y lo que no, así que id con hambre.

18. Elección de mantelería, vajilla, etc…

Por lo general es en la prueba de menú cuando se exponen los distintos elementos como manteles, vajillas, sillas, centros de mesa… No os dejéis guiar solo por fotos. Exigid verlos en directo, así podréis valorar bien los colores, los tejidos, los tamaños…

Y sobre todo… ¡Disfrutar del momento!

Los preparativos son para disfrutarlos y aunque nos traigan más de un quebradero de cabeza, hay que saber sacar todo lo positivo y vivir la experiencia al máximo.

Espero que todos estos consejos os sirvan de ayuda, y os orienten un poco más a la hora de hacer vuestra prueba de menú.

Y recordad que podeis descargaros la hoja para anotaciones y puntuaciones para vuestra prueba de menú aquí.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

organizar lista de invitados

Mesas. ¿Cómo organizarlas?

¡Hola a todos! Empezamos el lunes con mucha energía, así que hoy nos metemos en terreno fangoso, organizar las mesas.

El viernes os puse un post de inspiración con ideas para el seating plan en bodas de invierno. Todo es muy divertido hasta que nos toca organizar las mesas. ¡Podemos volvernos locos! Pero hoy os traigo una forma sencilla y dinámica para hacerlo.

Vamos a necesitar:

  • Folios
  • Post-it en tiras de varios colores
  • Bolígrafo
  • Objeto con forma circular

 

materiales organizar las mesas

 

La técnica es de los más sencilla:

Consiste en dibujar las mesas en los folios con el objeto circular, para que sea más sencillo.

 

dibujar las mesas en el folio

 

Ahora asignamos un color para cada grupo de invitados, por ejemplo familia de la novia, familia del novio, amigos del trabajo, amigos en común...

 

asignar color a cada grupo de invitados

 

Escribimos sus nombres en cada post-it y vamos colocándolos en las mesas previamente numeradas.

 

colocamos a los invitados en las mesas ya numeradas

 

Y ahora... ¡a jugar! Al ser de quita y pon, podemos ir viendo cómo quedan distribuidos nuestros invitados y moverlos sin problemas hasta conseguir la distribución de las mesas que más nos guste. No tendremos que estar escribiendo y tachando miles de listas... parece sencillo ¿no? ¡pues manos a la obra!

¡Feliz lunes!

Love, B.

¡¡Nos casamos!! ¿Y ahora qué? (II)

¡Buenas tardes de miércoles! En primer lugar si aún no has leido la primera parte de este post, ¡deberías hacerlo! En él os hablaba de los pasos habituales que seguimos a la hora de organizar una boda, los llamaba «imprescindibles», aunque realmente no lo son. Cada boda es única y tiene que ser un reflejo de la personalidad de los novios, por lo que no todas tendrán todos esos imprescindibles. Pero en lineas generales, todas solemos tener la mayoría de esos puntos en común de algún modo u otro.

Hoy continuamos con la segunda parte de la lista. Una vez pasados los primeros puntos que vimos el lunes, ya podemos relajarnos un poco más, ya que es el grueso de la boda por así decirlo.

El momento más esperado

Empezamos por lo que todas estamos deseando, el vestido de novia. Aquí tenemos dos opciones principales, o bien elegir un vestido de alguna firma, ya diseñado. O por lo contrario, podemos optar por un atelier de algún diseñador y hacerlo partiendo de cero.

La primera opción nos permite probar distintos estilos y diseños. Lo normal es pedir cita en la tienda a la que queramos ir y allí nos preguntarán sobre nuestros gustos y preferencias, y en base a ellos nos enseñarán distintos modelos y podremos probarnos los que nos gusten. En este caso nos harán distintas pruebas para adaptar el vestido a nuestro cuerpo y que nos siente como un guante. Además, muchas firmas ofrecen la posibilidad de añadir o quitar por ejemplo mangas, encajes, pedrería, etc... para personalizarlo un poco más. Los arreglos básicos, para que nos quede perfecto el vestido, se incluyen en el precio y las modificaciones que queramos hacerle, referentes al diseño, se pagan como extra.

La segunda opción, por la que yo me he decantado, es acudir a un atelier de algún diseñador y que creés un vestido único y exclusivo para tí. Una vez que le explicas tu idea de vestido o tus gustos, te elaboran un boceto, eliges telas y te lo hacen totalmente a medida.

En otro post hablaremos de esto más detalladamente, porque como todo, ambas opciones tienen pros y contras.

No menos importante, aunque algo menos complejo que nuestro vestido, hay que decidir el traje del novio. Y aunque pueda parecer algo muy básico os sorprenderá la cantidad de tejidos y estilos que hay a la hora de elegir el traje adecuado para él.

Al igual que nosotras, tienen la posibilidad de comprarlo y adaptarlo o hacérselo a medida. Muchos novios optan por el tradicional chaqué y últimamente también los vemos con esmoquin. Otros, como en nuestro caso, al pertenecer a algún cuerpo como el de policía, guardia civil o ejército, pueden optar por llevar su uniforme de gala o gran gala.

Y cómo no, la guinda del pastel serán nuestros complementos. En otro artículo hablaremos más detalladamente de ellos, pero en líneas generales tenemos: el ramo de novia, las joyas, los zapatos, el velo y/o tocado y la ropa interior. Todo esto tiene para mí la misma importancia que el vestido, ya que si no elegimos los complementos adecuados podemos deslucir nuestro look.

Lo mismo ocurre con el maquillaje y el peinado, todo forma parte de un puzzle y las piezas tienen que encajar para lucir radiantes el día B. Y para ello es importantísimo elegir bien a quién le confiaremos el tema de maquillaje y peluquería. Lo ideal sería buscar ideas de qué creemos que nos sentará bien y nos guste, y comprobar en las pruebas previas al gran día, que nos encaja en nuestro look. Muchos de estos profesionales acuden a nuestro domicilio para que no perdamos ni un segundo ese día y estar más relajadas.

Profundizando en los preparativos

El tema de las alianzas también puede traernos algún que otro quebradero de cabeza, ya que hay infinidad de modelos, materiales y disieños. Incluso ahora hay parejas que eligen modelos distintos para él y para ella. Pero pensad que como el simbolo de unión, es algo que llevaréis toda la vida puesto, así que elegid bien y sobre todo, algo con lo que os sintáis cómodos.

Y ya que estamos con símbolos de unión, según el tipo de ceremonia que vayais a tener podemos elegir arras, como en nuestro caso, o decantaros por algún ritual como el de la arena o la vela, de los que ya hablaremos más adelante.

Y ahora toca ser generosos con nuestros invitados, normalmente se da un detalle como agradecimiento por estar con nosotros en ese día tan especial. Antes lo normal era dar puros a los hombres y alfileres a las mujeres, pero ahora incluso se da el mismo detalle tanto a unos como a otros y el mundo de las bodas no deja de sorprendernos y cada vez hay cosas más originales para regalar a nuestros invitados. Muchos detallitos podemos hacerlos nosotras mismas, con el añadido de que son hechos con mucho amor, y eso siempre es un plus. Ya veremos algunas ideas y tutoriales DIY más adelante.

El tema de la decoración nos dará muuuuuucho que hablar, porque será la que defina nuestro estilo de boda y hay tantas posibilidades, temáticas, estilos... Eso sí, podéis ir pensando si queréis encargaros vosotros mismos, contratar algún proveedor que se ocupe de ello o incluso muchos lugares de celebración o caterings cuentan con estos servicios.

Otra opción que muchos novios eligen es la de llegar en un coche algo más especial ese día. Bien un coche clásico, un descapotable antiguo, un coche de caballos o incluso y ¿por qué no?, en moto o furgoneta vintage.

Hablando de medios de transporte, muchos optamos por hacer la celebración a las afueras de nuestra ciudad y ya sabemos que "si bebes, no conduzcas". Pero la barra libre ¡hay que amortizarla! Por eso, se suelen contratar autobuses que llevan a nuestros invitados al lugar de celebración y luego de vuelta a casa a distintas horas en función de ¡las ganas de marcha que tengan!

Pero la finalidad de todo esto es casarnos ¡Claro! Por eso tenemos que encargarnos de los trámites legales que serán distintos si se trata de una boda civil o religiosa. 

En el caso de la boda religiosa, cada diócesis tiene sus normas pero en resumidas cuentas necesitáis abrir y completar vuestro expediente matrimonial, que estará formado por todos los documentos que os solicite vuestro párroco, eso sí, MUY importante, no lo hagáis antes de seis meses de la fecha de la boda, ya que todos esos documentos no pueden tener más de seis meses para ser válidos.

Si por contra, os casáis por lo civil, tendréis que acudir al registro civil de la ciudad dónde esteis empadronados y entregar la documentación, que os explicaré detalladamente en otro momento. Una vez que entregeuis la documentación y tengais el expediente matrimonial, debeis presentarlo en el ayuntamiento para que un juez de validez a estos. Entonces podreis solicitar la fecha para casaros en el registro (con coste cero), en el ayuntamiento (las tasas dependen de cada municipio) o incluso en el mismo lugar de la ceremonia con un oficiante con capacidad para casaros. 

Otra opción muy habitual hoy en día es la de casaros, es decir, firmar los documentos por los que legalmente ya seréis un matrimonio un día distinto del que celebreis la boda. El día de la celebración, se contrata un maestro de ceremonias o incluso un familiar o amigo, y se realiza una ceremomia ficticia para que el día sea más emotivo, siendo ya legalmente marido y mujer.

¡Lo mejor está por llegar!

Y por último... una vez que ha pasado el gran día y nos de penita de que todo haya acabado, pensemos que ¡aún queda lo mejor! La luna de miel. Si te gusta viajar piensa que este será "EL VIAJE", así en mayúsculas. Dependiendo de los días de los que dispongáis y del presupuesto, barajad distintas opciones y pedid presupuesto a tantas agencias como conozcáis o incluso animaros a organizarlo vosotros mismos, que hoy en día con Internet lo tenemos muy fácil. Eso sí, lo que os digo siempre. Comparad, comparad y comparad... porque aquí la mayoría de las agencias en cuanto escuchan "viaje de novios" se suben al carro y suelen inflar bastante los precios. Nosotros estuvimos en una feria nupcial y aprovechamos para pedir presupuesto como a ocho agencias distintas en una misma tarde, y ofreciéndonos prácticamente lo mismo variaban muchísimo los precios. Así que ese es mi consejo, comparad y nunca os quedéis con el primer precio.

Bueno, pues esta ha sido la segunda parte de nuestra lista básica para organizar la boda. Os dejo un checklist descargable que podéis imprimir para que no se os escape nada. ¡No hay nada más gustoso que ir tachando cosas de una lista!

chekclist

Espero haberos servido de ayuda aunque solo sea un poquito. Nos vemos el viernes.

¡Qué disfrutéis el puente!

Love, B.

¡¡Nos casamos!! ¿Y ahora qué? (I)

Hoy me animo con el primer post y como no podía ser de otra forma, tenemos que empezar por el principio. A todas nos encanta hablar del vestido, los centros de mesa o qué detallitos daremos a los invitados, pero lo primero es organizarnos.

Tenemos que sentar las bases de nuestra boda, para poder determinar qué y cómo será todo lo que venga después.

Seguir leyendo →