18 Consejos para la prueba de menú

Ahora que se acerca la época fuerte de bodas, seguro que muchas ya estáis a punto de hacer vuestra prueba de menú y hoy os traigo algunos consejos para que le saquéis el máximo provecho y acertéis a la hora de elegir el menú.

Yo no trabajo en un catering, ni organizo bodas, así que os hablo desde mi experiencia como “bride to be”.

El mes pasado tuvimos nuestra prueba de menú, ¡y la de mis cuñados! que se casan unos meses antes que nosotros, y que desde aquí aprovecho para mandarles un beso fuerte y agradecerles que quisieran contar con nuestra opinión en ese momento tan decisivo e importante.

Para las pruebas hice un documento en el que anotar los platos y puntuarlos, la verdad que nos sirvió de mucha ayuda, sobre todo para saber la opinión real de nuestros familiares respecto al menú y así decantarnos por alguna cosa en la que dudábamos. Os lo dejo aquí para que podáis llevarlo impreso a vuestra prueba, os recomiendo uno por persona.

Ahora os dejo mis consejos:

1. Ir acompañados por personas de confianza

La prueba de menú es uno de los momentos más esperados en la organización de la boda. Es un momento especial, que se vive con mucha ilusión y lo normal es que nos acompañen nuestros familiares o amigos más cercanos.

Normalmente las pruebas suelen ser para 6 personas, pero podéis hablar con vuestro catering y llegar a un acuerdo si queréis acudir con alguién más.

Os recomiendo que elijáis a personas de total confianza y que os vayan a dar una opinión sincera.

2. No es lo mismo una comida que una cena

Esto es una de las cosas que más van a condicionar nuestro menú. Tanto las cantidades como los platos, serán distintos en función de la hora del día. Estaremos de acuerdo que un buen arroz en una boda de día es un acierto seguro, pero para una cena no se corresponde.

Por eso vuestro catering, os ofrecerá un menú de mediodía y otro de noche según el tipo de boda que vayáis a celebrar.

3. Hay que tener en cuenta la época del año.

Al igual que en el punto anterior, esto también condicionará mucho nuestro menú.

En verano apetecen comidas más refrescantes y ligeras, en invierno ocurre lo contrario.

No pegaría demasiado un salmorejo en Diciembre, ¿no?

4. Hacer la prueba con suficiente tiempo de antelación.

Con 6 meses ni más ni menos la hicimos nosotros. Pero esto dependerá mucho de la forma de trabajar de vuestro catering.

Mi consejo es que no lo demoréis mucho. No sabéis que peso os quitareis de encima una vez decidido el menú, ya que es uno de los gruesos de los preparativos de la boda.

5. Anotar todo

Repito, TODO. Impresiones, sugerencias, sabores, aromas, presentaciones… Tenéis que tener en cuenta que solo en el momento sabréis describirlo exactamente y pasadas unas horas solo recordareis si os gustó o no, pero no cuanto ni por qué.

Si podéis haced fotos también.

6. No descartar sin probar

Cuando leemos la descripción del plato puede no gustarnos a priori por los ingredientes pero puede sorprendernos gratamente.

Nosotros tachamos de la lista un plato que al leerlo no nos convenció, aún así el catering nos lo propuso como opción muy recomendable y ¡nos encantó!

7. Valorar la calidad de las materias primas, elaboración, presentación, atención del servicio…

Hay que valorarlo todo en conjunto, de poco nos sirve elegir un plato exquisito si  la presentación no es agradable o si los camareros lo sirven de mala gana.

8. Probar varias guarniciones, varias salsas.

La guarnición en los platos principales también es importante tanto en sabor como en presentación, puede aportar color o una apariencia mucho más conseguida según con que se acompañe.

Las salsas también pueden ser decisivas y cambiar por completo el plato.

9. Tener en cuenta todas las opiniones y pensar en los invitados

Esto es fundamental, no podemos pensar solo en nuestros gustos, hay que pensar un menú que vaya a gustar a la mayoría de nuestros invitados y aunque nunca llueve a gusto de todos, acertar con la mayoría.

10. No repetir muchos ingredientes

Que haya variedad, así gustará a más invitados y no será tan repetitivo.

También aumenta las opciones de acertar.

11. Dejarse aconsejar por el catering

Ellos son los que realmente saben que suele gustar a la gente y que no. Dan muchos servicios y se basan en su experiencia. Hay aperitivos que vuelan y otros que vuelven las bandejas llenas.

Dejaros asesorar por ellos. También os guiarán en las cantidades, los tiempos, las presentaciones, etc…

12. Probar los vinos

No solo la comida es importante, necesitamos el maridaje perfecto. Por eso es importante probar los vinos y elegir los que más se adecuen al menú.

Si los vinos no os convencen podéis negociar con el catering un suplemento por persona para que os lo mejoren.

13. Apostar por materias primas de la zona

Un acierto seguro, ya que serán de calidad y el catering estará acostumbrado a tratar con el producto.

Además si hay invitados de fuera, agradecerán algún plato típico de la zona.

14. Sugerir cambios

Normalmente os propondrán distintos menús como referencia pero casi siempre se puede adaptar a vuestros gustos y exigencias. Poner, quitar, sustituir… Eso sí, habrá cosas que tengan suplemento pero lo lógico sería confeccionar un menú en base a lo que vosotros queráis.

Todo lo que no os convenza deberíais hablarlo con el catering para cambiarlo y adaptarlo a vuestras propuestas.

15. Menú para invitados con necesidades especiales

Celíacos, alérgicos, vegetarianos… Pedid a vuestros invitados que os hagan saber si tienen algún tipo de necesidad  de este tipo y elegid un menú adaptado para ellos.

16. Menú para los profesionales

Es importante que nos acordemos de los profesionales que trabajarán en nuestra boda como fotógrafos, vidéografos, dj… Los que estén presentes durante la comida/cena también tendrán hambre después de toda la mañana/tarde trabajando con nosotros.

Acordad un menú para ellos con el catering.

17. No ir con el estomago demasiado lleno

Vais a comer mucho. MUCHO, MUCHO. Y de eso se trata, de probarlo todo y que nos quede bien claro lo que queremos poner en nuestra boda y lo que no, así que id con hambre.

18. Elección de mantelería, vajilla, etc…

Por lo general es en la prueba de menú cuando se exponen los distintos elementos como manteles, vajillas, sillas, centros de mesa… No os dejéis guiar solo por fotos. Exigid verlos en directo, así podréis valorar bien los colores, los tejidos, los tamaños…

Y sobre todo… ¡Disfrutar del momento!

Los preparativos son para disfrutarlos y aunque nos traigan más de un quebradero de cabeza, hay que saber sacar todo lo positivo y vivir la experiencia al máximo.

Espero que todos estos consejos os sirvan de ayuda, y os orienten un poco más a la hora de hacer vuestra prueba de menú.

Y recordad que podeis descargaros la hoja para anotaciones y puntuaciones para vuestra prueba de menú aquí.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en ORGANIZACIÓN y etiquetado , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *